Ciudad de Mérida

Escucha el artículo

Mérida fue fundada en 1542, Mérida fue una joya de la corona colonial española, y su centro de la ciudad es la prueba. Pasar por una plaza tras otra de majestuosas iglesias, fuentes y elegantes bulevares puede ser un poco desorientador, como entrar en el siglo XVII. Luego, regresa al siglo XXI, gracias a una gran variedad de museos, bares interminables, música en vivo en las calles del centro de la ciudad y la energía de una capital regional.

La base ideal para explorar los sitios arqueológicos de Yucatán, pero un maravilloso destino urbano por derecho propio, Mérida premia a todos los que visitan con una exhibición única de arquitectura, vida en la calle y delicias culturales.

Las 5 razones principales para visitar Mérida

  1. La magnífica arquitectura
    Apodada la «Ciudad Blanca» debido a su abundancia de edificios coloniales de mármol y piedra caliza, Mérida es una fiesta arquitectónica. Plaza Grande es el lugar para comenzar a explorar, con la Catedral de Ildefonso y el palacio Casa de Montejo, pero no te pierdas las mansiones en el Paseo de Montejo y los grandes edificios como el Palacio Cantón (que alberga el excelente Museo de Antropología e Historia).
  2. Una gran selección de atracciones culturales
    Mérida se enorgullece de su naturaleza cosmopolita, y sus museos, teatros y galerías no tienen fin. Los aspectos más destacados se extienden desde el Museo de la Ciudad de Mérida, que proporciona una gran base en la historia de la ciudad, hasta el Gran Museo del Mundo Maya, que muestra la era maya y el excelente Museo de Arte Contemporáneo.
  3. Fácil acceso a muchos de los mejores sitios mayas
    Los mayas crearon una cultura urbana deslumbrante mucho antes de la llegada de los conquistadores españoles, y Mérida está idealmente situada para recorrer muchas de sus creaciones más impresionantes. Los sitios cercanos incluyen Uxmal, Xcambó, y Dzibilchaltún, cerca del balneario de Progreso.
  4. Excelente gastronomía
    Haga un recorrido por el enorme Mercado Lucas de Gálvez, luego eche un vistazo a las especialidades yucatecas como Poc Chuc (cerdo a la parrilla al estilo maya) y Papadzules (tacos de huevo cocinados en una deliciosa salsa de semillas de calabaza).
  5. Playas maravillosas a poca distancia
    Otra de las grandes atracciones de Mérida es su proximidad a algunas de las playas más atractivas de México. Puede llegar a las playas y restaurantes de mariscos de Progreso en media hora, o dirigirse a pueblos pesqueros tranquilos como Río Lagartos, con extensiones de arena casi desiertas.

Que hacer en Mérida

  1. Plaza Grande: caminar, historia, comida … ¡y relajarse!
    Este parque central con bancos sombreados y senderos para caminar se encuentra en el corazón de Mérida, justo al lado la Catedral de Mérida. Debido a su ubicación, Plaza Grande es un gran lugar para probar la auténtica comida local y relajarse para pasar una tarde de observación de personas. La plaza está llena de gemas históricas y una arquitectura única, y se considera uno de los barrios más estéticamente agradables de la ciudad. Durante todo el año, también hay muchas actuaciones de baile y música para entretener a los visitantes en Plaza Grande.
  2. Catedral de Mérida
    Visite una de las iglesias más antiguas de América en la Catedral de Mérida, también conocida por su nombre formal de Catedral de San Ildefonso. La catedral católica romana fue construida en el siglo XVI sobre las ruinas mayas de Ichkaantijoo. Según la leyenda, la famosa estatua del Cristo de las Ampollas, que se encuentra aquí, supuestamente fue tallada por un árbol que fue alcanzado por un rayo. El árbol ardió durante toda una noche sin deteriorarse, imbuyendo así a la estatua de una especie de reverencia mágica en la península de Yucatán.
  3. Gran Museo del Mundo Maya
    Un viaje a México no estaría completo sin rendir homenaje a sus antiguos habitantes: ¡los mayas! Este centro cultural presenta obras de arte históricas y artesanías, todo dentro de una narrativa mayor de enseñar a los visitantes sobre las costumbres mayas y la vida cotidiana. En el interior verás que los mayas han estado empujando los límites de la expresión artística durante siglos. Desde el exterior, el Gran Museo del Mundo Maya parece una bola gigante de gomas, pero en realidad fue diseñado para parecerse a una ceiba maya o un árbol sagrado que se cree que conecta el mundo vivo con los cielos y el inframundo de abajo. Asegúrese de visitar el espectáculo de luz y sonido del Museo que se ofrece de forma gratuita todas las noches para un viaje verdaderamente inolvidable.