Sitio Arqueológico Dzibilchaltún

Escucha el artículo

Dzibilchaltún se encuentra a pocos minutos al norte de Mérida, y significa “Lugar donde se escribe sobre las piedras” en idioma Maya, en referencia a las numerosas lápidas memoriales encontradas en el sitio, también llamadas estelas.

Este sitio se distingue por su larga historia. Según los expertos, hubo asentamientos desde el 500 ANE, es posible que antes, y durante la conquista española alrededor del año 1540. Esta larga duración de estar habitado puede explicarse, entre otras cosas, por su ubicación privilegiada, a 17 km de la costa y el cercano a una zona de tierra fértil.

El asentamiento cubrió un área circular de unos 19 km2, en la que se han encontrado unas 8,400 estructuras. La parte central está formada por numerosas construcciones monumentales que cubren alrededor de 25 hectáreas. En el resto del área, hay restos arquitectónicos dispersos con pirámides y edificios abovedados. Se cree que podría haber alcanzado una población de hasta 40,000 habitantes, lo que la convierte en una de las ciudades antiguas más grandes de Mesoamérica.

Debido a su proximidad a la costa, su economía aprovechó los productos marinos de la costa del Golfo, produciendo sal, haciendo herramientas de caracol y consumiendo mariscos; también se aprovechaba la siembra y la cosecha de maíz.

Templo de las siete muñecas

El Templo de las Siete Muñecas en Dzibilchaltún es el monumento más importante de este Sitio Arqueológico Maya. El Templo recibió su nombre por las siete muñecas de arcilla cruda colocadas debajo del piso del templo.

Dzibilchaltun’s seven dollsLas Siete Muñecas
Temple of the seven dolls sketchDibujo del Templo
También es conocido como el Templo del Sol debido al fenómeno que ocurre dos veces al año, en los equinoccios de la primavera y el otoño, cuando el sol naciente es visible a través de sus aberturas.

Este templo es considerado como un tributo al increíble conocimiento matemático y astronómico de los Mayas.

Museo de los Pueblos Mayas

El Museo Dzibilchaltún se reabrió en 1994 y pasó a llamarse Museo de los Pueblos Mayas, en reemplazo del antiguo Museo del Sitio Dzibilchaltún. Se exhiben cerca de 700 piezas arqueológicas e históricas, algunas de ellas por primera vez, que resumen tres mil años de desarrollo de la cultura Maya.

Cenote Xlakah

No olvides visitar el Xlakah, el Cenote de Dzibilchaltún y traer tu traje de baño para nadar en las aguas cristalinas de este Cenote que están cubiertas de lirios flotando en su superficie.

El Cenote Xlakah es uno de los más grandes y profundos que se han encontrado hasta la fecha en Yucatán, pero no te preocupes por esto porque ni siquiera es visible, la parte en la que puedes nadar tiene un promedio de 1 o 2 metros de profundidad.

El hábitat que rodea a Dzibilchaltún, y la mayor parte de la Península Maya, es una planicie calcárea, sin agua superficial, excepto los cenotes con agua al nivel del suelo. Bajo el suelo en este sitio arqueológico maya, el nivel del agua es de 3 m, por lo que sus habitantes pudieron cavar pozos, expandiendo cavidades naturales poco profundas para alcanzar el agua en el subsuelo.

Los primeros pobladores de esa región llegaron a Dzibilchaltún durante el Preclásico Medio y el Preclásico Tardío (500 BCE – 250 CE). Tal vez debido a esto, el cenote fue llamado, en idioma maya, Xlakah, que significa “ciudad vieja”.